Victor Imboua-Niava: un miembro de Calliope-Interpreters muy apreciado

 | Nuestra profesión

Durante casi 20 años, Victor Imboua-Niava, fue el miembro de Calliope para África Occidental. Victor era un excelente intérprete de conferencias y un destacado intérprete asesor, amaba su profesión, ejerciéndola con humildad y generosidad, siempre dispuesto a compartir su experiencia y sus conocimientos.

Victor Imboua-Niava

Victor Imboua-Niava ha sido una figura destacada en la interpretación de conferencias, especialmente en África, donde su objetivo era que los clientes tuvieran acceso a servicios de interpretación de máxima categoría y calidad. Miembro AIIC desde que empezó a ejercer la profesión, en 2002 Victor fue invitado a unirse a Calliope.  Danielle Gree, una de nuestras fundadoras recuerda el día que le pidió a Victor que fuera el miembro de nuestra red para África Occidental: “Se sorprendió y se sintió incluso halagado, aceptando con gran humildad, lo que para nosotros era la elección obvia: Victor tenía una merecida fama de excelente intérprete asesor, con grandes dotes organizativos y altos niveles de calidad, fomentando además las mejores condiciones de trabajo para sus colegas.”

Victor nació el 13 de febrero de 1952 en Daloa, Côte d’Ivoire. Desde muy temprana edad desarrolló una pasión por los idiomas y decidió que la interpretación iba a ser su profesión, inspirado, según reveló más tarde, por el poema de Robert Frost  The Road Not Taken (El camino no elegido).  Victor explicó años más tarde que la curiosidad fue lo que inicialmente le llevó a elegir el camino “menos transitado”, pero que posteriormente la atracción se convirtió en el desafío de adquirir una habilidad que la mayoría de los estudiantes e incluso algunos profesores no entienden plenamente o perciben como algo demasiado difícil. Como todos sabemos Victor superó con creces ese desafío.

Victor se formó como intérprete de conferencias en la Polytechnic of Central London (ahora University of Westminster), donde la directora del curso, Jennifer Mackintosh, recuerda que “no solo era un estudiante dedicado y trabajador, sino también un entusiasta tanto dentro como fuera del aula destacándose por su calma, cortesía y su cálida personalidad”. Victor fue acreditado por distintas organizaciones internacionales, y para ser el intérprete personal de James Wolfensohn, ex Presidente del Banco Mundial. Esta fue una misión memorable que le hizo viajar a lo largo y ancho de África en el jet privado de Wolfensohn y ofrecer interpretación consecutiva para el Presidente Kabila en una cena de la élite política en Kinshasa. En 1985 Victor fundó su propia empresa, Symposia Consult, para ofrecer servicios de interpretación.

Desde el fallecimiento de Victor, un sinfín de colegas de todo el mundo han querido rendirle homenaje no solo por su gran profesionalismo, sino también, y muy especialmente, por su sabiduría y compañerismo. En Calliope recordaremos a Victor como un auténtico gentleman y una persona amable, afectuosa, siempre pausada y tranquila, siempre sonriente.

Veronica Perez-Guarnieri, la miembro Calliope para la América del Sur hispanohablante recuerda cómo estaba de nerviosa en su primera reunión Calliope, en 2015 en París, y cómo Victor hizo que se relajara y sintiera una más: “Todavía recuerdo tu amabilidad, tu afectuosa sonrisa y las palabras que me dirigiste. Dijiste: “Eres una buena combinación”. Desde entonces hemos compartido largas charlas sobre temas profesionales, pero, más importante todavía, sobre la vida y la familia. Siempre tenías la palabra adecuada en el momento justo.  Has sido un faro para la interpretación y la profesión y para todos tus amigos”.

Rosaura Bartumeu, la miembro Calliope para Andorra recuerda la paciencia y amabilidad de Victor, combinada con un gran sentido del humor y rememora cómo fueron de compras después de un trabajo: “Después de un largo día de trabajo en Dakar, Victor tuvo la amabilidad de acompañar de compras a las intérpretes europeas. Fuimos a un mercado interior donde pasamos horas probándonos caftanes y boubous. Victor, se sentó en un taburete y a medida que íbamos desfilando nos daba su opinión, como si fuera nuestro hermano mayor. ¡En ningún momento mostró señales de cansancio o aburrimiento!”

A pesar de las rigurosas exigencias de su profesión, Victor se mantuvo siempre muy cerca de su familia. Todos podíamos ver la orgullosa devoción que manifestaba hacia su querida esposa, Rowena des Bordes-Imboua, y sus adorados hijos Patti, Louise y Will.

Los miembros de Calliope-Interpreters quieren manifestar su inmenso agradecimiento por haber tenido el privilegio de poder ser amigos y colegas de Victor. Todos nosotros y el mundo de la interpretación de conferencias le echarán mucho de menos, mucho más de lo que estas palabras pueden expresar.

Au revoir y descansa en paz, Papa Victor.

Comparta este artículo :